lunes, 6 de mayo de 2019

Una palabra tuya y un dibujo mío



            Presentamos esta obra que no es sino el resultado de juntar el trabajo de dos hermanos de sangre que decidieron unir la vivencia de fe de cada uno, dando color desde los dibujos que Francisco Manuel hacía, a las palabras que en diversos poemas plasmaba su hermana Charo.

            Charo es hermana de las Hermanitas de la Asunción, ahora dedicada a la Formación dentro de la Congregación con un caráctereminentemente misionera, en la que, desde sus estudios de Teología en el Instituto Teológico Franciscano de Murcia, ha tratado de reflexionar sobre la fe y sus vivencias de cada día en la misión y en el trato con las personas.

            Lo que en principio era una tarea personal, y que se reducía a sus propias reflexiones y alguna vez que lo compartía en contadas ocasiones, se ha convertido en una experiencia de fe que quiere compartir con los demás. Para ello no cabe duda que la influencia de José María Avendaño ha tenido mucho que ver.

            Charo decidió que ella no se embarcaba en esta tarea de compartir la fe y sus vivencias personales si no lo hacía acompañada de su hermano que desde la sencillez de sus pinturas fueran dando color y expresión a sus palabras en negro sobre blanco.

            Cada uno de los poemas tiene una misma estructura, un breve texto bíblico, el poema que expresa la vivencia de la fe, o el aprendizaje del texto bíblico en una de las tareas que llevamos a cabo y el dibujo de Francisco Manuel que hace que comprendamos de un vistazo las palabras que nos han escrito. Por eso en ellos descubrimos no solo color sino vida que sana, que nos purifica, es una terapia que nos conduce a la salvación.

            El libro, muy sencillo, nos lleva a un recorrido que favorece en primer lugar el encuentro con Jesús de Nazaret, para después avanzar a la duda que surge en todo aquel que busca verdaderamente y que a veces no sabe mirar ni lo ve tan claro y que le hace temblar en la respuesta a la llamada que ha recibido.

            La tercera parte de la obra no es sino hacer vida en la vida esa fe que llevamos y que hemos descubierto y que desde la duda y la oscuridad se ha fortalecido en nosotros. Todo ello con unas palabras sencillas reconocibles en la vida de cada uno y que podemos y nos invitan a reflexionar en nuestro caminar cristiano.

            La importancia de estos poemas no es otra cosa que la fe que se vive y que invita a la reflexión la cual gracias a los dibujos nos muestra la sencillez del encuentro en la vida diaria con Aquel que nos da la vida.

            En definitiva un libro muy recomendable no sólo en la lectura sino en el acompañamiento de la vida de fe de cada día.


Una palabra tuya y un dibujo mío
Charo Martín Pérez – Francisco Manuel Martín Pérez
Ed. PPC
Madrid 2018



sábado, 9 de marzo de 2019

Resumen de las XXXII Jornadas de Teología


A lo largo de la semana del 4 al 7 de marzo se han venido celebrando las XXXII Jornadas de Teología en el Instituto Teológico de Murcia OFM. Este año bajo el lema “La efectividad de las palabras: un encuentro de voces” se han celebrado los 800 años del encuentro de San Francisco de Asís y el Sultán de Egipto y Siria en el año 1219.

Las Jornadas de este año han estado insertas en los actos celebrados por la Orden Franciscana y la Pontificia Universidad Antonianum de Roma, que han llevado a que se celebren acontecimientos a lo largo de todo este año en Roma, Venecia, Jerusalén, Estambul, Damieta, Paris y Murcia.

Las Jornadas fueron inauguradas por el Rector de la Universidad de Murcia D. José Luján y el Vicerrector de la Pontificia Universidad Antonianum de Roma Fr. Agustín Hernández Vidales, y el director del Instituto Teológico de Murcia OFM, Fr. Miguel Ángel Escribano Arráez.
La ciudad de Murcia ha sido elegida por haber sido el primer obispo de la región el fenciacano Pedro Gallego, que confesor del Rey Alfonso X fue un de los pioneros en el diálogo con el mundo del islam andalusí.

Resultado de la presencia de este obispo en Murcia se crearon escuelas de aprendizaje del árabe para los franciscanos que marchaban a Tierras de misión, así lo destacó la ponencia del profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona el catedrático D. José Martínez Gázquez.

Dentro de las ponencias se ha tenido una sobre el murciano Ibn Arabí, impartida por la profesora Fatiha  Belabbah de la Universidad Mohammed V de Rabat en Marruecos, que nos recuperó la figura tan importante de este sabio murciano y no siempre reconocido.
Terminamos las jornadas con una profundización en dos “locos de Dios”, como fueron san Francisco de Asís y Ramón Llul que movidos por una misma voluntad salieron al encuentro del hermano musulmán.

Unidas a las jornadas que se impartieron dos mesas redondas en el Hemiciclo de la Universidad de Murcia auspiciadas por la Faultad de Letras que potenciaron este necesario diálogo y el acercamiento a la mística del Santo de Asís y de los místicos sufíes como fue Ibn Arabí.

En definitiva han sido unas Jornadas donde se ha potenciado la necesidad del diálogo entre hijos de un mismo Creador (Papa Francisco en el encuentro interreligiosos de Abu Dabí 4 de febrero), potenciadas por la necesidad de que todo hombre creyente o no, siempre personas de buena voluntad, deben llevar adelante y manifestar en sus vidas la necesidad de la justicia y de la paz, como valores implícitos en todos aquellos que quieren vivir a Dios en sus comportamientos.
El hecho de que estas palabras se hayan escuchado en espacios públicos como es la universidad de Murcia y hayan intervenido profesores de la misma nos muestra la necesidad de que esta presencia creyente va unida a la necesidad de una reflexión donde la razón no está reñida con la fe en la defensa de la verdad creyente, sino que debe ser un cauce para el diálogo y el compromiso de la tolerancia entre miembros de diferentes credos.

Este diálogo inaugurado por San Francisco de Asís en su encuentro con el Sultán es una responsabilidad que todo creyente debe llevar adelante como mandato no de una autoridad humana sino de un Dios Padre de todos.

Todas las conferencias se pueden ver en el canal del Instituto Teológico de  Murcia OFM en  YouTube 




miércoles, 31 de octubre de 2018

Derecho Procesal Canónico ¿Nuevo tratado?



            Siempre abrir un libro de Juan José García Faílde nos tiene que llevar a saborear el mundo de la canonística y desear zambullirnos en el saber de los grandes maestros que fueron y nos han enseñado a no conformarnos en la reflexión sino siempre desear buscar respuestas nuevas a situaciones nuevas, desde parámetros ya establecidos.
            Por ello le agradezco a la Universidad de San Dámaso la edición de esta obra en la que si hay un pero que ponerle, es el pretender que estamos ante un nuevo tratado de derecho procesal canónico.
            El término nuevo puede llevar a confusión ya que las reformas que los dos documentos que se presentan como título de la obra y que el propio autor nos señala como reformadores no cambian en su totalidad ni siquiera en el 80 % el derecho procesal canónico, si bien es cierto, y no deberíamos caer en el error de no pensar que las reformas presentadas son novedosas e interesantes a la hora de aplicar el derecho procesal canónico desde la pastoral y la antropología cristiana.
            El autor, repito, como docente experto en la materia, buen profesor y mejor comunicador, hace que esta obra se lea como si él mismo nos la estuviese explicando, lo cual hace que una terminología pesada y dura de seguir se haga comprensible. Ello lo observamos en la dedicación que el autor hace a aquellos elemento más importantes dentro del proceso y que necesitan de una reflexión y detenimiento mayor.
            Así en la obra observamos, que todos los elementos preliminares a la admisión de la demanda son explicados breve, rápida pero no por ello, con menor profundidad por el autor, sabe que hay elementos que necesitarán de un mayor detenimiento y no amplia las páginas del libro sin necesidad.
            Sin embargo, cuando entra el proceso en la admisión de la demanda dedicada mucho mayor espacio a explicar la tarea de los jueces, eclesiásticos, diocesano y el vicario judicial y los posibles adjuntos que puedan existir, si bien en la reforma que se está estudiando la necesidad del vicario judicial adjunto, si bien no es eliminado pero no queda claro su papel y sobre todo su necesidad. 
            Desde el estudio realizado por el profesor creo que hay un poco de desorden en la estructura del mismo, pero no es un elemento que haga perder la fuerza a lo que se dice, sin embargo el brevísimo capítulo dedicado al Obispo diocesano, demuestra que la obra no es sino la recopilación de los trabajos realizados por el autor a lo largo de su extensísima y bien llevada carrera a la que ha unido los artículos y cánones de los documentos reformadores. Es cierto que más adelante cuando analiza con detenimiento el motu proprio dedicada una mayor atención al papel del Obispo diocesano en los procesos breves, pero quizás hubiese sobrado este mini apartado en medio de los jueces y tribunales, quizás en el escrito original estuviese la idea de resaltar la figura de juez supremo de la diócesis que es el Obispo.
            Todos los oficiales que participan en el proceso las acciones ordinarias y extraordinarias, son explicadas con las palabras de quien sabe hacerlas comprender dentro de la importancia que tienen para el buen desarrollo del proceso.
            Importante y de agradecer es la parte dedicada a las diferentes pruebas que se pueden presentar en el proceso, y que serán en la mayoría de las ocasiones las que ayuden a alcanzar la certeza objetiva de la decisión última que los jueces o el juez deberán tomar.
            Para el orden de la obra hubiera sido interesante que tras el capítulo dedicado a las pruebas, muy bien desarrollado como no cabría esperar otra cosa y antes de la publicación, valoración etc. de las mismas, hubiera sido interesante que el capítulo dedicado a la prueba testifical, pericias y otros tipos de pruebas hubieran tenido su sitio en la obra con anterioridad dándole un cuerpo más sistematizado a la misma.
            Destacar el capítulo dedicado a la certeza moral requerida para administrar sentencia, ya afirmativa o negativa no sólo afirmativa, la misma certeza se ha de tener para una o la otra, capítulo muy bien desarrollado moral y filosóficamente, y añadiendo tanto lo que la Dignitas Connubii como el M.P. señalan al respecto, pero sigue sin dar respuesta a como alcanza la certeza el juez en el proceso breve, ya que si, como señala el autor, la certeza moral se puede alcanzar bien por el estudio de los autos, por la escucha de los testigos o la comprobación de las pruebas que se presenten, si el juez único, el Obispo diocesano, no ha tenido acceso a las mismas, queda un poco oscuro como alcanza esa certeza. No cabe duda que es un estudio que se deberá realizar a posteriori.
            Por supuesto la parte más novedosa de la obra es el comentario amplio y detallado del M.P. “Mitis Iudex Dominus Iesus”, el cual muestra con detenimiento las finalidades que el Santo Padre desea alcanzar con el mismo dentro de los procesos, las novedades que aporta y todo ello explicado dentro de un leguaje ágil de profesor que sabe transmitir con una gran experiencia. Los que hemos escuchado muchas veces al profesor García Faílde echamos en falta una conclusión sobre las posibles limitaciones del mismo, que no ha dudado en resaltar en sus conferencias y que hubieran servido en esta magna obra como colofón a un gran estudio.
            Es muy de agradecer los apéndices con todo tipo de formularios que hacen de la obra un libro necesario en todas las sedes de los tribunales eclesiásticos.
            En definitiva una obra, como digo, imprescindible en las sedes de los tribunales y en las bibliotecas de los centros de estudio, no sólo en las facultades de derecho canónico sino en los centros teológicos en los que como indica la reciente Instrucción sobre los estudios de derecho canónico de 27 de abril, se deben potenciar el conocimiento del proceso matrimonial canónico no sólo para especialistas sino entre aquellos que de alguna manera pueden ser agentes canónicos  que ayuden a los fieles en situación irregular a acercarse a los procesos matrimoniales.
            Felicitamos nuevamente al autor y a la editorial por la edición de tan magna obra y esperamos que haya sido acogida como bien se merece, una obra tan importante.
            
 García Failde J.J., Nuevo tratado de derecho procesal canónico (Código de Derecho Canónico, Instrucción “Dignitas Connubii” M.P. “Mitis Iudex Dominus Iesus”), Ediciones Universidad San Dámaso, Madrid 2018, 960 pp., 17x24 cm. 

jueves, 4 de octubre de 2018

San Oscar Romero


            Normalmente en el mes de octubre presentamos un libro de san Francisco de Asís, pero este año queremos presentar uno sobre el arzobispo Oscar Romero que será canonizado el próximo 14 de octubre, por el Papa Francisco.
            Presentamos esta obra porque no sólo es una biografía sino que son lecciones de una vida entregada a Dios y culminada en el martirio al entregar su vida por la justicia de su pueblo salvadoreño.
            La obra se introduce con una presentación de lo que se pretende en la misma y sobre todo destacando el papel de monseñor Alberto Iniesta para desde Vallecas movilizarse desde el apoyo de la comunidad cristiana para estar presente en el Salvador en el entierro de Monseñor Romero.
            Tras ello, como no puede ser de otra manera nos encontramos una contextualización del momento que se vivía en aquellos años, tanto en la Iglesia como en la sociedad, de un modo especial en los países centroamericanos y su relación con el vecino del norte y su implicación en las situaciones políticas que se daban en aquellos países.
            A partir de aquí, el autor nos habla en cuatro lecciones de los valores que marcaron la vida de Monseñor Romero y como esos valores trató de hacérselos llegar a su pueblo y sobre todo de vivirlos con ellos y morir con ellos.
            Nos habla de cómo en primer lugar Monseñor Romero se hace consciente de la realidad de su pueblo, se encuentra con el rostro del que sufre y como se inicia en la práctica de acompañarlos de vivir los sentimientos que ellos viven y compartirlos.
            La segunda lección, es que compartir los sentimientos es vivir con ellos, caminar con ellos sufriendo las injusticias que afrentan a su pueblo, desde la sociedad, no es una lucha individual es el pueblo que debe organizarse para hacer frente a la tiranía.
            En tercer lugar, no es sólo un movimiento político sino humanizador, donde la persona es el centro a la que se ayuda a desarrollarse, desde el perdón entre los hombres y mujeres del pueblo salvadoreño, siendo conscientes del sufrimiento y la persecución que se da entre la gente. Se necesita concienciar para que salga a la calle y no témanla represión y puedan construir una sociedad en paz.
            La cuarta lección, como no puede ser de otra manera y es la que vivió es el ejemplo de una vida entregada hasta el final. Usa la palabra para decir la verdad desde el balcón del pulpito, donde su voz llega a toda la nación. Desde ahí, denuncia la injusticia y lo hace desde la credibilidad moral, la autoridad moral que le da el haber estado al lado del pueblo oprimido al que con su ejemplo, vida y sangre lo ha acompañado.
            Termina la obra haciendo una reflexión sobre los puntos en común de Monseñor Romero y el Papa Francisco. Quizás si el libro se hubiese terminado en nuestros días la semejanza se hubiese realizado con los obispos de Venezuela y Nicaragua dando el ejemplo al lado del pueblo frente a los tiranos que lo persigue y asesina y sufriendo la Iglesia la persecución.
            En definitiva un libro muy interesante para conocer a este nuevo santo de la Iglesia que dio su vida con su pueblo y lo hizo desde el ejemplo y la compañía de quién se siente querido por Cristo.


San Romero de los derechos humanos. Lecciones éticas, desafío educativo
Luis Aranguren Gonzalo
Ed. San Pablo, Madrid 2017